Porno gay entre maduros y jovencitos

Para los jóvenes que por fin saben que son homosexuales y que lo suyo es el sexo entre hombres, no siempre es fácil dar el paso para buscar una pareja con la que poder tener relaciones sexuales satisfactorias. Al principio se sentirán como pez fuera del agua, no sabiendo muy bien a quién acercarse, por temor a confundir las señales que pensamos que alguien les envía y descubrir que estaban equivocados, con la consiguiente humillación y, quién sabe, puede que alguna agresión física.

En mi caso os puedo contar que para mí fue una buena idea el acercarme a los bares de ambiente. Yo le tenía más miedo a equivocarme con una persona poco indicada, que a que todo el mundo supiera que era maricón; total, era una cosa que yo proclamaba abiertamente, y una vez pasado el mal trago con mi familia, poco me importaba lo que pensara el resto del mundo.

Como digo, a mí me fue muy bien visitando estos lugares de reunión de gays, sobre todo para aprender técnicas de seducción entre hombres sin que hubiera ningún mal entendido por parte de nadie. Allí todo el mundo sabía a lo que iba, y si te acercabas a algún tío o él se acercaba a ti, ya sabías lo que había; podías aceptarlo o negarte, y no pasaría nada, a otra cosa mariposa como se suele decir. Y entre medias de tantas lecciones, aprendí algo que quisiera compartir con vosotros: lo mejor para iniciaros en el sexo gay, es hacerlo con hombres maduros.

La experiencia es una cosa importante a la hora del sexo, y más si pretendéis ser chicos follados y bien follados, que es de lo que se trata. Para las primeras relaciones sexuales gays de un joven, no tengo duda de que lo indicado es buscar a un hombre con cierta edad y experiencia, que sepa trabajar su cuerpo y buscar y encontrar sus zonas erógenas de forma fácil, y que sepa excitarlo para que cualquier penetración sea placentera y no dolorosa.

Como muestra un botón, aquí os muestro este video porno gay, donde un entrenador de lucha libre quiere hacer de su pupilo el mejor luchador de todos los tiempos. Para ello se implica en su entrenamiento intensamente, y al final, como en cualquier video xxx, el roce hace el cariño, jejeje; acaban follando por supuesto, en el mismo vestuario y como si fuera la cosa más natural del mundo (bueno, en el porno sí que lo es). Pero me gustaría que os fijárais en lo reposado de sus caricias y en cómo se aplica en cada parte íntima de su cuerpo, para que el chico no sienta ninguna clase de dolor en ningún momento.

Claro que no hay que olvidar que se trata de ficción y que estos dos protagonistas son actores a fin de cuentas, pero el sentido de lo que digo es el mismo. Siempre es mejor buscarse a alguien con experiencia para estos primeros contactos sexuales, que no ser avaricioso y querer montártelo con negros gays folladores, que a poco que te descuides te acaban taladrando el ojete con sus pollas grandes sin pedirte ni permiso, fijaos lo que os digo.

Ahora bien, cuidado en estos bares de ambiente de los que os he hablado, pues después de algunos años me di cuenta de que había allí algunas que aparecían cada cierto tiempo, y que después daban que hablar; el tema siempre era los tíos gays follando con heteros. Así que caí en la cuenta de que estos tíos debían ser homosexuales reprimidos, esos que no se atreven a salir del armario porque seguramente tienen mujer e hijos, o a saber por cuál otra razón; y acababan llegando a estos lugares de reunión gay para poder por fin dar rienda suelta sus ansias de follar, y volver después a su falsa vida homosexual como si nada hubiera pasado. Huid de ellos como de la peste, porque claramente van a su propio interés, y no al de nadie más.